Saltar al contenido

Lo moros que no trajo Franco

Necesitaba leer Cuando los montes caminen del escritor Youssef El Maimouni. Lo necesitaba para reconciliarme con una parte de mí, de mi historia, la historia de mis antepasados. Esta novela, la cual narra la trayectoria de un joven rifeño que se incorpora a las filas del ejército golpista contra la II República española, es un texto que toca muchas patas de un relato pocas veces narrado. Al menos desde la óptica de una persona marroquí en habla hispana. 

Los moros que trajo Franco escrito por la difunta María Rosa de Madariaga, fue uno de los primeros libros en español que más información me aportaron acerca de este período. Una historia muy reciente, que hasta entonces se me había contado de manera reduccionista por parte del sistema educativo y la cultura española. Reducida a la anécdota o a la romantización de lo que fue una de las últimas colonias españolas: el Rif. Sin embargo, necesitaría de otras lecturas en clave decolonial para entender que no fue Franco quien trajo a esos moros, sino el colonialismo español. Un colonialismo que tampoco había cesado durante la II República.

“Un moro enfadao con España porque lo tuvieron preso en Rostrogordo y al tratar de escapar se quedó cojo”, como dijo aquel profesor de historia en el grado de periodismo cuando tocaba hablar del “protectorado español”. Así reducía al absurdo a Abdelkrim El Khattabi, así calificaba el sistema educativo español a quien un siglo atrás había combatido la ocupación de su pueblo. Pueblo que unos años después sería bombardeado por España con gases químicos, masacrando a toda la población, contaminando e inutilizando tierras y campos. Las consecuencias siguen vigentes, como lo sigue la negativa de España a reconocer y reparar el daño causado.

“Moros fascistas”, como sentenció un influencer en sus redes sociales. Hablaba desde el rencor y el odio, decía que su abuelo había luchado por la II República y que los “salvajes moros” habían masacrado a los suyos. ¿Solo su abuelo había sido una víctima en esa guerra? ¿Qué hay de las décadas de ocupación colonial del Rif que impusieron más muerte y hambruna de la que había? ¿Qué hay del chantaje y extorsión a la que se sometió al pueblo rifeño para que luchara por no morir de hambre? ¿Qué hay de la propaganda? ¿Qué hay del colonialismo español que había masacrado a tantos y tantas rifeñas mucho antes del Golpe de Estado fuera una realidad? 

A través de la mirada de Yusuf, protagonista de la novela, conocemos lo descarnado de la Guerra Civil y el rol que jugaron unos rifeños que, como otros muchos pueblos africanos, habían acudido a morir en las tierras de sus ocupantes.

Mientras leía a Maimouni recordaba relatos que de boca en boca han llegado hasta mis días, relatos de personas que ya no están porque la dureza de las tierras del Rif se los había llevado demasiado pronto. Relatos de personas que volvieron traumatizadas, mutiladas, relatos de todas las formas posibles, relatos diferentes que compartían un denominador común: ningún moro había ido a recuperar su autonomía, ninguno había sido tratado como un ser humano, ningún moro había dejado de ser un moro, y todos, absolutamente todos, habían vuelto con una mano delante y otra detrás. Por un rato, habían sido los moros buenos para un bando, siempre que se prestarán a ser los primeros en morir, pero para el otro bando, eran los moros de siempre, salvajes e incivilizados a los que desde hace siglos había que expulsar y aniquilar.

En el libro de Maimouni no encontramos eufemismos sino descripciones sencillas. No hay romantización, sino conceptualizaciones claras de lo que significó aquel período. Tampoco encontramos los lugares comunes a los que la literatura a este lado del mundo nos suele llevar. A través de la mirada de Yusuf, protagonista de la novela, conocemos lo descarnado de la Guerra Civil y el rol que jugaron unos rifeños que, como otros muchos pueblos africanos, habían acudido a morir en las tierras de sus ocupantes. Es por todo ello que Cuando los montes caminen es una lectura más que recomendable.

Sobre el autor de la novela:

Youssef El Maimouni nació en 1981 en Ksar el Kebir (Marruecos), un mes después se trasladó con su familia a Coma-ruga (Tarragona). Titulado en Filología Árabe y Mediación de conflictos ha centrado su carrera profesional en la educación social, especialmente en proyectos para jóvenes. En la actualidad compagina la escritura con la dirección de un espacio juvenil en el centro de Barcelona.

es_ESSpanish